Lo que debes hacer antes y después de una rutina de ejercicios
25 marzo, 2018
¿Cómo disfrutar una sexualidad plena?
25 marzo, 2018
Show all

Muchas veces hemos pensado que la sinceridad es la base de toda relación, pero ¿Qué tan bueno puede ser llegar a contarle a tu pareja las relaciones que ya has vivido? ¿Podría afectar esto la relación actual?

Imagen tomada de: http://blocjoanpi.blogspot.com/

Asimismo, la mentira es considerada como la peor traición que puedes hacerle a tu pareja, pero la mayoría  tampoco querría escuchar cada uno de los pensamientos que se le pasan al otro por la cabeza. Y es que decir la verdad no significa decirlo todo.

En general, compartir con tu pareja datos de tu vida sexual anterior, no es tan buena idea. Ni es algo que esté prohibido, pero digamos que no es obligatorio entrar en detalles. Eso sería caer en el sincericidio, ya que no sabemos en qué momento esa información podría ser tomada en tu contra.

Tampoco es ideal revelar cada duda que tengas respecto a la relación, porque la pareja podría magnificarlo y preocuparse más de la cuenta y caer en un punto de inseguridad que aún no existe. Obviamente, se debe hablar de los problemas que afecten a la pareja, pero es bueno recordar que algunos problemas son ocasionados por discusiones sin sentido o desacuerdos en la convivencia que se pueden solucionar fácilmente con la comunicación, el entendimiento y la tolerancia.

No tenemos el deber de saber todo el pasado de nuestra pareja. Nuestra relación no funcionará mejor solo porque sepamos cada detalle de su vida, y desde luego no es necesario saber nada de su vida íntima o sexual anterior a nosotros, porque a veces, ser tan sinceros podría hacer un daño difícil de reparar en la relación.

Imagen tomada de: http://www.salud180.com

Por naturaleza somos curiosos y nos gusta preguntar, pero debemos estar preparados para la respuesta, o simplemente aplicar la frase de “no preguntes si no quieres saber la respuesta” o “no averigües lo que no quieres encontrar” y así evitar castigarnos con información que luego nos afectará y nos impedirá tener una relación sana y estable.

Sin embargo, cuando asumimos que no nos va a hacer daño y nos apetece preguntar lo que queramos a nuestra pareja, como por ejemplo: ¿con cuantas personas se ha acostado? Debemos ser conscientes que él/ella tiene todo el derecho de negarse a responder esa pregunta y respetar su decisión. Por lo tanto, tenemos que enfocarnos en vivir el presente con nuestra pareja y dejar el pasado atrás, ya que solo nos llenará de angustia y ansiedad.

 

Escrito por:

Expertoe

 

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *