Beneficios de realizar ejercicios en la mañana
28 abril, 2018
Alergias a los alimentos. ¿Qué debemos hacer?
29 abril, 2018
Show all

Imagen tomada de: http://www.gandul.info

Para que existan buenas relaciones en las empresas, es preciso que exista una buena comunicación entre jefes y empleados, sumado a los factores positivos que promueven el ambiente de trabajo, permitiendo una mayor productividad y progreso.

Imagen tomada de: http://www.finanzaspersonales.co

Sin embargo, en toda empresa encontramos gerentes, directivos que cometen conductas o utilizan métodos negativos contra su personal. Para ellos, la empresa u organización es una máquina que debe funcionar correctamente y en la que sus empleados deben cumplir sin importar como se sienten. Los jefes tóxicos están más centrados en los resultados que en los procesos.

Mientras un líder positivo genera mayor eficiencia. Un jefe tóxico, provoca desamino, estrés, malestar laboral, querer renunciar o sentir poca pertenencia hacia la compañía o empresa, baja productividad e insatisfacción.

Imagen tomada de: https://www.entrepreneur.com

Entre los perfiles que presenta un Jefe Tóxico encontramos:

  1. El acosador o intimidador, caracterizado por humillar a sus subordinados y dar órdenes abusando de su poder.
  2. El microdetallista, que es incapaz de delegar porque piensa que nadie está a la altura.
  3. El adicto al trabajo, que piensa que los turnos laborales son de 24 horas.
  4. El todo-números, que solo da valor a los resultados económicos.
  5. El favoritista, que no es justo ni imparcial.

En cuanto a las características de un Jefe Tóxico tenemos:

  • Son arrogantes y no se comunican de manera positiva
  • No toman en cuenta las necesidades de los empleados
  • Imagen tomada de: http://www.yoinfluyo.com

    Autocráticos, solo ellos pueden tomar decisiones, concentrar poder y fijar pautas

  • Se irritan con facilidad y tienen poca paciencia.
  • Son inflexibles, cerrados, el cambio les asusta por tanto son poco innovadores.
  • Son controladores, no tienen confianza en sí mismos, inseguros, no delegan funciones ni valoran las opiniones de sus empleados.
  • Exigen más de lo que dan y agradecen poco.
  • Son discriminativos.
  • Gestionan mal el tiempo.
  • Son poco creativos.

Recuerda que el buen trato hacia tu personal puede llevarte lejos, ya que todos se sentirán motivados a lograrlo trabajando contigo como un equipo.

 

 

Escrito por:

Expertoe

 

 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *