fbpx
La infidelidad
21 octubre, 2018
El duelo de una ausencia
28 octubre, 2018

 

La dependencia

La Dependencia puede eliminarse siempre y cuando se tome la decisión de no sentirla, ya que es muy complicado ir en contra de lo que se puede pensar y lo que se quiera sentir. Es por ello que se debe tener voluntad para romper el apego hacia alguien, porque eso nos limita de disfrutar nuestras relaciones y hasta perder nuestra individualidad.

Esta dependencia emocional

Se ve más marcada en las mujeres que en los hombres, sin embargo, los hombres que la sufren les da vergüenza acudir por ayuda, ya que sienten que pierden parte de su hombría, sin tener en cuenta que ese sería el menor de los problemas, ya que en la mayoría de los casos se trata de problemas de autoestima. Por lo tanto, es importante seguir algunos pasos para evitar una situación tan peligrosa:

  • Reconocer el problema

Hay ciertas señales de alarma que no podemos pasar de largo, debemos aceptar que la relación no está bien. Teniendo en cuenta que aparte de la pareja, esta situación se da también con familiares y amigos.

  • Hacer una lista de lo que nos perjudica y si lo hacemos por algún sentimiento:

Al reconocer que hay una dependencia emocional se tiene la necesidad de eliminarla y por ello analizamos las cosas que se han llegado a hacer por alguien y de qué forma nos perjudica. Ya que, al ser dependientes, no nos fijamos en nuestro bienestar personal, sino de quien tenemos a nuestro lado para no perderla.

  • Fortalecer la autoestima

Es importantes buscar ayuda, desde profesionales en la materia como Psicólogos o Psiquiatras hasta Nutricionistas y Personal Trainers para lograr sentirnos y vernos bien. La cuestión es informarnos de todo lo que nos ayuda a reforzar nuestra autoestima.

  • Vivir la soledad

Cuando vivimos con amor vemos nuestra vida de mejor manera, y es allí cuando logramos sentirnos sanos y plenos con nosotros mismos, para así poder forjar una nueva relación.

¿Cómo es la dependencia emocional?

  • Continuamente se encuentra padeciendo de graves necesidades emocionales, principalmente de falta de afecto.
  • No espera ni busca cariño porque nunca lo ha recibido y tampoco por esa misma razón está capacitado para darlo.
  • Simplemente se apega a alguien que idealiza.
  • Le interesan personas indeseables porque su deficiente autoestima le provoca fascinación al encontrar una persona tremendamente segura de sí misma, con cierto nivel de éxito o capacidades, a veces más supuestas que reales.
  • Entiende el amor como «apego», enganche, sumisión, admiración a la otra persona y no como un intercambio recíproco de afecto.

¿Cómo son las relaciones de dependencia emocional?

  • Su relación con otra persona se basa en la necesidad excesiva de aprobación.
  • Vive preocupado por caer bien, incluso a personas que ve por primera vez o desconocidos.
  • Se empeña en lucir una buena apariencia.
  • Expresa de distinta manera sus demandas de atención y afecto: haciendo regalos o favores que no le piden, preocupándose y estando pendientes de los demás, etc.
  • Está lleno de expectativas irreales por su anhelo exagerado de tener pareja:
  • Se llena de ilusión y fantasía al comienzo de una relación, creyendo que ha encontrado a la persona que siempre ha andado buscando o al encontrarse con una persona interesante.
  • Uno de los pocos momentos felices de su vida es al iniciar una relación o ante la posibilidad de que eso ocurra.
  • Anhela relaciones exclusivas y parasitarias.
  • Vive pendiente de sus amigos, pareja, hijos, familiares. Llamándoles constantemente controlándolas, vigilándolas, queriendo conocer hasta el último detalle de lo que hacen con su vida privada.
  • Invade la vida privada de la otra persona.
  • Agobia a su pareja con excesivas demandas de atención, de consideración.
  • Ocupa una posición subordinada en la relación, por la pobre autoestima.
  • Elige parejas narcisistas o explotadoras.
  • La relación conduce a una continua y progresiva degradación: Soporta desprecios, maltrato físico o emocional y humillaciones.
  • Sus propios gustos e intereses son relegados a un segundo plano.
  • Son relaciones que no llenan el propio vacío emocional, solo lo atenúan y lo agravan.
  • No recibe afecto, deteriorando aún más la autoestima.

Las rupturas son auténticos traumas:

  • El deseo de tener una relación es tan grande que se busca una relación después de otra.
  • Se tiene un prolongado historial de rupturas y nuevos intentos.
  • Cae en estados depresivos.
  • Posee una autoestima muy pobre y un auto-concepto negativo:
  • No se ama a si mismo porque nunca ha sido adecuadamente amado, ni valorado por las personas significativas, sin dejar por esto de estar vinculadas a ellos.
  • El desamparo emocional y su vacío se manifiestan más cuando no está enredado en una nueva relación.
  • Los trastornos emocionales se hacen mayores: la depresión, la ansiedad, posible abuso de sustancias (especialmente cuando la relación peligra).

A todos nos gustaría tener a alguien a quien amar

Finalmente, una cosa es “necesitar” y otras es desear, y cuando lo hacemos desde la necesidad no funcionará. Por lo tanto, es importante amarnos primero a nosotros y vivir nuestra soledad antes de darle cavidad a alguien en nuestra vida para poder llevar una relación sana y madura.

ESCRITO POR:
Expertoe

 

 






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *