Algunas ideas para definir tus propósitos
22 diciembre, 2018
¿Sabias que el propósito para el año nuevo solo puede ser UNO?
2 enero, 2019
Show all

 

En la consulta resulta frecuente que algunas personas que dudan de su orientación sexual y que no se sienten cómodas con el género que les ha tocado vivir, se vayan haciendo preguntas y reflexiones como estas:   

“Soy diferente a los demás?”  y es que esa es una pregunta que muchas veces surge en la mente de aquellas personas que siente que su género no se “ajusta” a lo que la sociedad espera que hagan con su cuerpo físico.

“La sociedad espera que yo haga algo específico con mi género y a veces me resulta muy difícil ser tan complaciente, porque cuando los complazco a ellos me olvido de mi”

“Qué pensarán de mi si les digo que me gusta y me atrae la gente de mi mismo sexo?  Y lo primero que viene a mi mente es la posibilidad de rechazo del otro, sobretodo de mi familia, de aquellos que amo, por lo que prefiero guardar estos pensamientos y sensaciones en un baúl, en un closet para que nadie se dé cuenta de aquello que resulta difícil de manejar para mi…”

“¿miedo?  Si, y mucho, a perder la familia, los amigos, los seres que imagino me aman”.

“La sociedad, la familia me comienza a ver como extrañ@ cuando no tengo la pareja que ellos esperan que tenga, cuando no me acerco o hago aquello que usualmente se espera de mi con el género al que pertenezco. Lo cierto es que si bien la sociedad demanda una conducta de mi, mis sensaciones físicas, mis pensamientos se dirigen a direcciones opuestas y esto es algo que no puedo controlar”.

“Me debato en conflictos morales, éticos, familiares, laborales y vivo un constante mundo donde pienso que debo complacer a los demás, pero que lo que pienso y siento debe ser ocultado porque de lo contrario puedo tener rechazos o pérdidas importantes en mi vida”.

“Busco la constante aprobación, reconocimiento de aquellos que amo y en muchas oportunidades pongo a un lado lo que quiero y siento”.

“Muchas son las veces que tengo que vivir en lo oculto, oscuro y a veces avergonzándome de mostrar aquello que quiero”.

“Por alguna razón que a veces no reconozco, otros que sienten igual a mi, me identifican y yo también los reconozco, eso es algo así como si existiera un código secreto que entre nosotros conocemos y donde nos podemos identificar. Y ese código secreto pareciera conocerse desde que éramos pequeños. Los varones se acercaban con varones y las chicas con chicas y los juegos sexuales constituyeron lo cotidiano. Y también ocurre que cuando debemos complacer a la sociedad las chicas se pueden sentir violadas por los chicos, pero también así se pueden sentir los chicos cuando deben funcionar con una chica”

“Sé que tanto los hombres como las mujeres homosexuales hemos pasado por algunas de estas circunstancias de vida.  Y también ha ocurrido que el ocultar ha sido un común denominador, por aquello de los juicios de los demás y la posibilidad de rechazo, pero cuando me he atrevido a compartir, en la mayoría de las ocasiones me he dado cuenta que el otro ya sabía lo que yo creía que el otro no sabía…”

“Al final, a veces reconozco que hay tiempos que permanecen en la oscuridad más por mi miedo que por la realidad…”

Estos son pensamientos y verbalizaciones que surgen en esas conversaciones donde resulta, para algunas personas, difícil comprender y aceptar lo que les está ocurriendo y están sintiendo.

 

Escrito por:
Coach Conchita Caparros

 






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *