El Poder de Elegir
25 junio, 2019
Comienza una dieta detox desde la compasión y el respeto a ti mismo
24 julio, 2019
Show all

Que rico es empezar el día con un delicioso jugo verde!…..Una poderosa mezcla de frutas y vegetales que nos aportan enzimas para revitalizar nuestros órganos y células…

Y  nos preguntaremos  entonces ¿qué son las enzimas?  Las enzimas son proteínas  encargadas de realizar en nuestras células todas las funciones de nuestro cuerpo.

Podríamos compararlas con los obreros de una fábrica encargados de elaborar un determinado producto….y en el caso de la fábrica de nuestro organismo el producto final sería el complejo y maravilloso funcionamiento del cuerpo humano.

Las enzimas son fundamentales para que el organismo trabaje eficientemente, asegurando que las células reciban todos los nutrientes necesarios para sus funciones.

Existen 3 tipos de enzimas:

-Enzimas digestivas: metabolizan los alimentos. Proteasa (proteínas), amilasa (almidones) y lipasa (grasas).

-Enzimas metabólicas: presentes en cada célula del cuerpo. Ayudan a limpiar el organismo de deshechos metabólicos y toxinas, proveen energía, reparan las células y luchan contra las infecciones.

-Enzimas de los alimentos: presentes en comidas crudas. Ayudan en la digestión y aumentan el funcionamiento de enzimas metabólicas y digestivas (en su mayoría destruidas cuando los alimentos son cocinados).

Cuando los hábitos de vida no son saludables, con el paso del tiempo las enzimas van disminuyendo su efectividad tanto en cantidad  como en calidad, trayendo como consecuencia el deterioro en la salud y vitalidad de nuestros cuerpos. Es entonces cuando aparecen las enfermedades y se acelera el envejecimiento celular.

Estudios científicos en tejidos de personas jóvenes y personas de edad avanzada muestran que los tejidos y células de la gente joven, tienen 10 veces más enzimas que los tejidos y células de la gente mayor.  Si los niveles de enzimas están disminuidos, los procesos de reparación celular y de defensa (sistema inmune) no se llevan a cabo eficientemente y el proceso de envejecimiento celular se acelera.

La naturaleza ha incorporado enzimas especializadas en cada alimento natural que consumimos, para que el organismo pueda metabolizarlos. Las enzimas actúan en conjunto con otros nutrientes como algunos minerales, que si no está presente no será posible que la enzima desempeñe su trabajo.

Con la alimentación altamente procesada de la sociedad contemporánea, hay muchas enzimas que son destruidas con el procesamiento o al cocinar los alimentos (el calor las destruye). En este caso, el cuerpo tendrá que suplir estas enzimas y con el tiempo pueden depletarse.

Los alimentos que no son metabolizados adecuadamente por la falta de enzimas, no «desaparecen» como por arte de magia. Pueden almacenarse como grasa, aumentar los depósitos de colesterol en las arterias (aterosclerosis), aumentar el moco en el sistema respiratorio y dar más trabajo al hígado en sus procesos de detoxificación.

Con niveles adecuados de enzimas el control del peso será más fácil (estudios han demostrado la deficiencia de enzimas como la amilasa y lipasa en pacientes obesas), el sistema inmune trabajará mejor (prevención natural de enfermedades crónicas-cáncer) y tendremos una vida más larga y saludable.

La única manera de recibir las enzimas es a través de los alimentos, preferiblemente frutas y vegetales crudos y  los jugos de frutas y vegetales en su forma natural, como el Jugo Verde.

Las enzimas tomadas como suplemento son destruidas en el estómago y el intestino delgado, digeridas como cualquier otra proteína. La única excepción a esas son las enzimas digestivas indicadas a veces a personas con problemas de la digestión.

La concentración de las enzimas, que se logra en la preparación del jugo, tiene una participación activa en regular y modular las diferentes funciones del organismo. Es un apoyo natural a la recuperación del estado de salud y mejoramiento de la vitalidad corporal.

Si deseamos recuperar nuestra preciada salud y enlentecer el envejecimiento  podemos apoyarnos con un delicioso jugo verde. Ellos constituyen una fuente de energía vital para empezar con más vigor nuestro día a día…

¿Y cómo preparar un rico y nutritivo jugo verde?  Pues una forma fácil y divertida de combinar frutas y vegetales crudos.

Para ello en una licuadora o un extractor de centrifuga  o mucho mejor con un aparato cold press, colocas  un puñado  de hojas verdes como espinacas, acelgas, kale, perejil, albahaca, hierbabuena, menta, berros, célery, escarola; acompañado de una porción de pepino o brócoli o zanahoria o remolacha (opcional) con 1 a 2 porciones de fruta: 1/2 cambur (banana), 1 rodaja de piña,  1 guayaba pequeña, 1 manzana pequeña, 1  kiwi,  1 puñado de fresas, 1 melocotón pequeño.  Si deseas puedes agregar jugo de limón y/o jenjibre (1 rodajita)

¿Cuál aparato utilizar…?

La licuadora extrae el jugo centrifugando las frutas y verduras provocando un aumento de la temperatura. Este aumento de temperatura ocasiona una cierta pérdida de vitaminas y otros componentes como enzimas y antioxidantes.

Extractores centrífugas: Es el tipo más común de exprimidor, funciona a base de hojas de metal que giran a gran velocidad en contra de un filtro de malla que separa el jugo de la pulpa a través de la fuerza centrífuga; cabe mencionar que el zumo y la pulpa se separan en diferentes contenedores.

La desventaja de este tipo de exprimidores es que debido a la velocidad de las hojas de metal se genera calor, lo que destruye algunas enzimas de las frutas y las verduras, también oxida los nutrientes y hace que el jugo pierda propiedades nutricionales.

Extractor Cold Press: Este tipo de extractores, obtienen el jugo en la primera trituración; esto se realiza presionando las frutas y verduras, lo que nos muestra su alto rendimiento. Debido a que no producen tanto calor, se mantienen los nutrientes intactos.

La tecnología cold press o de prensa en frío es la única que conserva intactos las vitaminas, enzimas y nutrientes de un jugo durante el proceso de extracción. Su operación es más artesanal ya que lleva dos pasos: primero, mastica las frutas y verduras sin producir calor, ni oxidación; posteriormente las comprime en una prensa hidráulica que aplica toneladas de fuerza para exprimir hasta la última gota. El proceso retiene el 100% de la pulpa y fibra, ya que cuando están presentes en un jugo, lo oxidan y recortan su tiempo de vida.

El resultado es un jugo «vivo» con el valor nutricional más alto en el mercado, y un tiempo de vida de máximo 3-5  días.

 Anímate entonces a tomarte  un delicioso vaso de jugo verde,  en ayunas ( media hora a 1 hora después puedes ingerir una porción de alimento)  o como merienda (fuera de las comidas)  y en poco tiempo comenzaras  a experimentar una variedad de signos de rejuvenecimiento entre ellos: sensación de saciedad con menos alimentos (lo cual puede ayudar  a perder peso si hay unos kilos de más),   mejorar la digestión y hábitos de evacuación (sobre todo si hay problemas de estreñimiento),   la piel, cabello y uñas empezaran a revitalizarse,  fortalecimiento del sistema inmunológico ….. Es por ello y mucho  beneficios más que te invito a participar en la experiencia  «TÓMATELO VERDE”…

Hasta una próxima ocasión donde comentaré de una gama de jugos para revitalizar diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo.

 

Escrito por:
Médico Nutricionista Liliana Labarca
Expertoe

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *