Bálsamo para el Espíritu
23 octubre, 2019
Aprender a Soltar
23 octubre, 2019
Show all

El perdón es la puerta a la reconciliación y de la prosperidad en cualquier situación que necesite restauración, es un paso para podernos amar así mismos y amar a los demás, no podemos amar sin perdonar, sin liberar el miedo, la ira, la decepción y el resentimiento que no da lugar a perdonar.El objetivo  principal de la vida es el amor en libertad, sin rencor, sin odio y sin egoísmo. El perdón es el bálsamo que emana del alma hacia el espíritu, sanando nuestro cuerpo, nuestro corazón convirtiéndose en el bálsamo, en el aceite que como una lámpara ilumina nuestra vida y que  armoniza todo a nuestro alrededor entre ellas nuestras relaciones personales, familiares y sentimentales, perdonar no significa ceder siempre los espacios, ni dejar que triunfe el mal en nuestra vida, sin justicia. Sino comprender lo que sucede a mi alrededor haciéndome cargo y responsable de lo que a mí me corresponde y de lo que no, dejarlo ir para poder lograr la tranquilidad conmigo mismo y en mi entorno.

En muchas circunstancias diarias en las que nos encontramos tenemos que pedir perdón o perdonar, cuanto antes comprendamos que es un deber de amor propio con nosotros mismos y que es un tema que nos facilita la vida no le daremos fuerza al ego que nos impide pedir perdón o perdonar y nos acostumbraremos a no juzgar con severidad a nadie, ni a nosotros mismos. Obraremos con misericordia y humildad, pues sabremos que el no perdonar nos causa dolor, nos convierte en un corazón egoísta, violento y resentido, quitándonos la posibilidad de amar y ser amados.

Debemos recordar y tener en cuenta que nos somos jueces de nadie por lo tanto, el no juzgar nos dará la tranquilidad de no tener culpas, que la primera persona que debe ser perdonada  somos nosotros mismos con frecuencia nos convertimos en nuestros propios verdugos, nos juzgamos, nos castigamos y sentenciamos, creyendo que de esta forma somos mejores humanos, no aplicamos la ley del amor -Amaos así mismos, como Dios nos ha amado- sí, esta ley se tuviera en cuenta como tenemos en cuenta la fecha de nuestro cumpleaños, con seguridad no nos haríamos daño y no le haríamos daño a nadie, viviríamos con tranquilidad, hermandad, fraternidad y respeto, por esto el perdón están importante es el secreto de la felicidad que tanto buscamos.

El perdón es la verdadera llave mágica que abre toda puerta de abundancia, de prosperidad y amor y de todo milagro existente en nuestra vida. Cuando guardamos un sentimiento, pensamiento o palabra negativa en contra de alguien, el único que se hace daño es uno mismo, no se lo hace el otro, la otra persona quizás nunca sepa que tienes ese resentimiento o dolor guardo hacia él o ella,  cuando perdonamos sentimientos negativos acumulados por un largo tiempo no lo hacemos por la otra persona, sino porque nos amamos a nosotros mismos y queremos vernos libres de lastres que ocasionan el resentimiento, el odio, el dolor o el egoísmo, al liberarnos evitaremos, enfermedades graves, físicas y/o emocionales. Físicas como; hepatitis, migrañas, artritis, tumores, diabetes entre otras. Emocionales; soledad, angustia, depresión, desespero, rabia, impotencia, desamor, perdida de fe y esperanza, hay muchas más para mencionar sin embargo es suficiente para darnos cuenta que nada ni nadie es tan importante para no liberar el dolor, perdonarnos y dejar la cárcel que produce el encierro de tu espíritu.

Un abrazo de Luz

 

Escrito por:
Terapeuta Eusebia Melo
Expertoe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat